Widgets Magazine

Importancia del sudor en el deporte

0

Hace pocos días se publicaban los resultados de un estudio realizado por investigadores españoles, donde se ponía de manifiesto la importancia del sudor en el rendimiento deportivo. La sudoración en el deporte cumple una función y también es una especie de avisador para evitar problemas físicos y fisiológicos durante el desarrollo de nuestra actividad.

La importancia del sudor en el ejercicio físico

El estudio del que hablábamos al principio ha sido presentado como Sweat sodium loss influences serum sodium concetration in a marathon y ha sido elaborado por los técnicos del Laboratorio de Fisiología de la Universidad Camilo José Cela, de Madrid. Para realizarlo han estudiado precisamente a más de medio centenar de corredores de maratón, sobre todo por la cantidad de tiempo que uno de estos atletas puede pasar realizando una actividad de alto rendimiento y que, en ocasiones, puede llegar a tocar las seis horas.

Para los investigadores de la Camilo José Cela ha resultado muy interesante constatar que, efectivamente, el sudor mantiene una estrecha relación con la calidad de nuestro rendimiento deportivo. De hecho, esta particularidad es debida principalmente a la disminución de la concentración de electrolitos en sangre y el sudor sobre todo sodio.

Se ha demostrado que cuanto más alto es el nivel de exigencia en torno al rendimiento en la actividad y el tiempo que se precisa para terminarla, más importante es mantener el nivel de sales minerales en nuestro cuerpo, de manera que podamos evitar problemas como la hiponatremia que se da cuando la concentración de electrolitos en sangre no llega a los 135 mmol por litro.

Bajando de estos niveles mínimos, nos encontraremos con serios problemas para poder mantener nuestro nivel de hidratación y una correcta actividad neuromuscular. La única forma de afrontar este desgaste es con una buena hidratación durante la actividad física y la ingesta de alimentos como frutos secos, fruta o gel de glucosa.

No es solo una cuestión de agua

Evidentemente, como se desprende del estudio, no es solo agua lo que excretamos durante la realización de actividad física y deporte y sudor aparece como un binomio que no puede desenlazarse tan fácilmente, si no queremos acabar con serios problemas de salud y por supuesto sin los resultados deportivos adecuados.

Lo cierto es que como norma general,todos nacemos con una cantidad fija de glándulas sudoríparas, que rondan entre los 2 y los 4 millones. En este sentido, da igual que seamos hombres o mujeres puesto que el sudor no va a entender de sexos. A todos, las glándulas se nos activa al llegar a la pubertad y, aunque en las mujeres el número de glándulas es mayor, la actividad es más intensa en los hombres. Podríamos decir que esa es la única diferencia en base al sudor entre los dos sexos.

Hemos de ser conscientes de que el sudor no es malo, al contrario. Claro está que existen desequilibrios que deben ser tratados, como el caso de la hiperhidrosis, donde se suda excesivamente sin causa aparente.

Sin embargo, en un ser humano normal, el sudor es el mecanismo del que se sirve el cuerpo para regular su temperatura y librarse del exceso de calor. Baste imaginar qué pasaría en una maratón si, con unas condiciones meteorológicas extremas y un ejercicio físico intenso, el cuerpo no se autorregulara y sobrepasara los 40 grados centígrados.

Aunque en principio parezca grotesco, el sudor impide así que se lesione cierto tipo de proteína que de lo contrario nos haría acabar como una especie de baba lechosa y cuajada, algo parecido a lo que le ocurre a la clara del huevo cuando la sometemos al calor.

Por qué sudamos más al hacer deporte

Mientras practicamos deporte nuestra temperatura corporal sube y el sudor es la manera, como ya hemos visto  de termorregularnos. Nuestra frecuencia cardíaca aumenta y se envía más sangre a los músculos. Estos se calientan y elevan nuestra temperatura corporal.

Es cierto que, con cierto tipo de ejercicios, como podría ser el levantamiento de pesas y las repeticiones, el cuerpo suda incluso mucho antes de llegar a la temperatura límite y ello es porque nuestro organismo ya “intuye” qué va a ocurrir y se prepara para ello.

También hemos de tener en cuenta que seguimos sudando durante un tiempo después de terminar de realizar el ejercicio físico y ello es porque los músculos continúan calientes y nuestro cuerpo precisa aún de un mecanismo de regulación: el sudor.

Por último, no debemos extrañarnos de que durante una competición deportiva sudemos aún más que durante los entrenamientos. Ello es debido, fundamentalmente, a que a la actividad física hemos de sumar el estado de estrés al que sometemos nuestro cuerpo preparado para competir.

En estos momentos hemos de ser consciente de que el sudor puede ser más copioso y durante una sesión de deporte de competición, podemos llegar a perder líquidos por el valor de hasta un 6% de nuestra masa muscular. No olvidemos, por tanto, las bondades de una buena rehidratación durante la fase de ejercicio.

Fuente: www.perspirex.es

 

Compartir

Sobre el Autor

SoyMaratonista es un sitio de Internet especializado en maratón y carreras de calle que te ayudará a mejorar tu desempeño a través de la información más completa de entrenamientos, nutrición e hidratación, lesiones y mucho más. También puedes contactar a otros corredores y compartir experiencias.info@soymaratonista.com

Dejar Comentario

6249b1d8a8c4ffe30293c2fc9027b1cca0f0452e0183def83e