Buscar

Acondicionamiento físico Empezar a correr Medicina deportiva con Ricardo Quezada

Cómo mantener la adherencia o apego al ejercicio

Compartir

Se habla a menudo sobre la adherencia o apego al programa de ejercicio, es decir a la capacidad para que el programa de ejercicio logre que un individuo cumpla con el mismo y persista en él porque le genera cambios observables y no observables que le son particularmente beneficiosos para su persona e incluso su entorno.

Es claro que el apego es una circunstancia que obedece a muchos elementos que no necesariamente están relacionados con la naturaleza de la actividad física o deportiva elegida.

Esto que ahora comento puede no ser el caso específico de muchos de los lectores que frecuentan esta página, pues se dirán: ¡mi problema particular no es ese, pues yo me encuentro en una fase en la que entreno para competir!; esto que menciono es cierto y podría aplicar claramente a muchos corredores con cierta historia, pero me permito estas líneas para referirme a aquellas personas que están cerca de los corredores (amigos o familiares) que muchas veces se tratan de enganchar en nuestro mundo y un buen día deciden “empezar a correr”.

Sucede entonces, que se compran sus zapatillas, su ropa deportiva, se entusiasman, se auto motivan y comienzan, muchas veces en nuestra compañía, a “entrenar”.

Pues bien, existen datos muy interesantes que nos dicen que de muchos de estos entusiastas, sólo el 10 a 15% continuará con la actividad física como una forma de vida. Pero, ¿Qué pasó con el resto?

La respuesta es obvia, se alejan por (casi siempre) una falta de apego al ejercicio que, según el Colegio Americano de Medicina del deporte (ACSM por sus siglas en inglés), se relaciona con los siguientes factores:

 

Pobre liderazgo

Inconvenientes de tiempo

Problemas músculo esqueléticos

Aburrimiento en el ejercicio

Pobre compromiso individual

Falta de conciencia de progreso

Desaprobación por parte de su pareja

Si bien estos son los factores que el ACSM marca como los más comunes, seguramente no son los únicos. Me parece ahora prudente hablar de los factores que se reconocen como variables positivas para una adherencia al ejercicio y estos son:

Buena instrucción y buenos estímulos.

Rutina regular.

Libre de lesiones.

Actividad divertida y variable.

Participación grupal.

Evaluación progresiva y registrada.

Aprobación de la pareja.

Perfecto, ya conocemos los factores negativos y los positivos, claro, en papel son buenos consejos, pero ¿cuáles son las estrategias que podrían ayudar a un individuo a apegarse a su programa de ejercicio y mejorar su calidad de vida? Bien, me permito mencionar algunas breves estrategias de muchas que ayudan en ese sentido:

 

Preparación para el ejercicio:

Los profesionales del ejercicio (médico del deporte, fisiólogo del ejercicio, entrenador deportivo, nutriólogo, etc.) deberán establecer un diagnóstico realista del paciente y hacerlas concordar con las expectativas del participante. Corregir y redirigir la expectativas pesimistas y realistas.

Adaptación gradual a la forma física:

Respetar el principio de progresión y adaptar el ejercicio al usuario novel, con el objetivo de que se sienta cómodo con cada carga aplicada.

Establecer objetivos:

Establecer objetivos a corto plazo, medibles y evaluables que se ajusten a las características biológicas, psicológicas y sociales del usuario.

Reforzamiento:

Se pueden utilizar mediciones o cartas que establezcan los cambios en función a la evaluación inicial o a las anteriores.

Flexibilidad del programa:

Que permita adaptar contenidos del entrenamiento diversos que procuren cumplir el mismo objetivo.

Auto apoyo:

Practicar técnicas de automeditación o autocontrol para que el corredor que está empezando procure comprender los cambios que se van a ir generando en sí mismo y su entorno a través de su rutina.

 

Con lo anterior no pretendo agotar muchas de las estrategias existentes para mejorar el apego o adherencia de los usuarios noveles al ejercicio, pero sí al menos mostrar un poco de lo mucho que podríamos hacer con estas personas que se encuentran a nuestro lado intentando hacer un cambio en sus vidas.

Y tú, ¿Qué esperas para hacer un programa de entrenamiento inteligente?

 

Otros artículos de Ricardo Quezada:

Evaluación del paciente diabético antes de la realización de ejercicio

Beneficios del ejercicio a nivel del hueso en las niñas

Niños corredores: la temperatura ambiente

3 Comentarios

  1. Diana 10/11/2014

    Hola Ricardo, por favor, si pudieras decirme de donde sacas el concepto de adherencia por favor, como puedo hacer para citarte en mi tesis? gracias

    Responder
  2. erixon jose oviedo 17/10/2013

    yo no puedo dejar de salir a correr, descanso 2 días por semana y son los 2 días mas largos y desesperantes, correr no es un deporte es una forma de vida, una pasión es sentirse libre, es olvidarse de todos los problemas por un momento, es volver a ser un niño, así que si tú no sabes como comenzar hacerlo, solo levantate de la cama, colocate los zapatos y sal a correr en cualquier dirección y no escuches ni prestes atencion a las criticas de los demás, muchos te dirán q estas loco(a) pero al menos ten la seguridad que es la única locura en el universo que es SANA. Así que sal a correr y manten una adherencia firme al ejercicio. Excelente articulo. Saludos desde venezuela

    Responder
  3. monica 25/03/2013

    Hola! Buen día! Les cuento que siempre tuve la intención, las ganas de correr y siempre me acobardaba por motivos estúpidos. No salir a correr sola, si estaba lloviznando. Otro problema fundamental es que fumaba. Si, fumaba. Tiempo pasado, porque dejé de hacerlo. Me siento feliz de haberlo logrado y de salir a correr sola, con música, hay sol o llovizne. Gracias.

    Responder

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *