Buscar

Actualizaciones Nutrición e hidratación en corredores

Cómo entender el colesterol sin ser un experto

Compartir

Por: Natalia Olivares

¿Te parece que tu médico te habla en chino cada vez que sale el tema del colesterol?

A continuación te explico en términos humanos qué es realmente el colesterol, cómo se interpretan los marcadores de colesterol y qué puedes hacer para reducir los niveles de colesterol en sangre.

Sigue leyendo…

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una molécula orgánica esencial en el organismo humano. Forma parte de la estructura de todas las células del cuerpo y es clave en la elaboración de algunas hormonas esteroides como la testosterona, el cortisol y los estrógenos, así como de la vitamina D.

De hecho, la evolución ha dotado al organismo humano de ciertos mecanismos para asegurarse de que no le falta colesterol en ningún momento. Todas las células del cuerpo humano son capaces de producir su propio colesterol para funcionar correctamente.

¿Cómo afecta negativamente el colesterol al cuerpo?

Cuando existe un exceso de colesterol en el organismo, esta molécula se acumula en las paredes de las arterias formando una placa. Esta formación de placa deriva en una enfermedad llamada aterosclerosis y es la causa principal de enfermedades cardíacas.

Cuando esta placa compuesta de colesterol, tejido dañado y otras células inflamatorias crece demasiado, se rompe y la sangre de la arteria se coagula. Como consecuencia, la arteria puede taponarse, bloquear el flujo sanguíneo y provocar un infarto.

Otro factor clave de las enfermedades cardíacas es la inflamación que provoca un esterol, principalmente el colesterol, cuando atraviesa la pared arterial y es devorado por una célula llamada macrófago. Esta inflamación agrava aún más la situación y puede llevar a un círculo vicioso.

¿Qué significan realmente los términos colesterol total, LDL y HDL?

En términos de salud cardiovascular, cuando utilizamos la palabra “colesterol” no nos referimos a su significado como tal. En realidad, hablamos de las moléculas que transportan el colesterol a través de la sangre, pues este es soluble en grasa y no puede desplazarse por sí mismo.

Existen muchos tipos de lipoproteínas, pero las más importantes son las LDL y las HDL:

  • LDL: lipoproteínas de baja densidad, conocidas comúnmente como “colesterol malo”.
  • HDL: lipoproteínas de alta densidad, conocidas comúnmente como “colesterol bueno”.

Sin embargo, no es correcto denominarlas como colesterol bueno o malo, pues las moléculas de colesterol son invariables —lo que cambia es el modo de transporte.

¿Qué significa entonces tener el colesterol alto?

Cuando decimos que los niveles de colesterol total son elevados significa que el nivel de colesterol en sangre es elevado, nada que ver con la lipoproteína que lo transporta.

Cuando decimos que los niveles de colesterol LDL o HDL son altos significa que la mayoría de colesterol se transporta mediante lipoproteínas LDL o HDL.

A su vez, las lipoproteínas LDL se pueden clasificar por:

  • Tamaño: LDL pequeño y denso (≅ 3 veces más riesgo de padecer problemas cardíacos) o LDL grande.
  • Número de partículas: LDL-p.

¿Cómo determinamos si el colesterol en sangre está poniendo en peligro nuestra salud?

Lo que determina si el colesterol es “bueno” o “malo” es el LDL-p o número de partículas.

Para transportar la misma cantidad de colesterol se necesitan más partículas pequeñas y densas que grandes y, por lo general, una persona que posee en su mayoría LDL pequeño y denso, suele tener un mayor número total de lipoproteínas (LDL-p).

En otras palabras: a mayor número de LDL pequeño y denso, mayor número de LDL-p y, por tanto, mayor riesgo de enfermedad cardíaca.

¿Cómo podemos reducir el número de partículas LDL?

Ya lo he mencionado más arriba: no es la cantidad de colesterol la que provoca enfermedades cardíacas, sino el número de lipoproteínas que transporta el colesterol.

Dicho esto…

De acuerdo con diversos estudios, una dieta baja en hidratos de carbono tiende a reducir el número de partículas LDL. Por el contrario, se ha demostrado que la fructosa y los hidratos de carbono refinados aumentan los niveles de triglicéridos y el LDL-p.

Sin embargo, también se han dado casos en los que personas con una dieta baja en hidratos de carbono presentan LDL-p elevado.

¿Conclusión?

Según estos marcadores, el aumento o la reducción de partículas LDL depende de la persona. Se requieren más estudios que arrojen luz al asunto. Solo basta un poco de información para prevenir enfermedades graves, y la alimentación es un excelente escudo contra ellas ¡Qué fácil es comer bien y estar sano!

Inspirado en: http://nutricionsinmas.com/como-bajar-el-colesterol/

 

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *