Widgets Magazine

Cómo evitar la fatiga equilibrando el pH

0

Por A Tu Salud

La doctora especialista en Medicina Antienvejecimiento, Margarita Botero, dice que usualmente las personas desequilibran su pH cuando comienzan a cambiar sus hábitos alimenticios para perder peso.

Generalmente, según la especialista, uno se olvida de que el verdadero propósito para cambiar la manera en que nos alimentamos, tiene que ser conseguir una vida más saludable. Y para ello, hay que saber cuáles son los alimentos “correctos”. Con ello no solo alcanzaremos nuestro peso ideal, sino que además podemos prevenir enfermedades o condiciones como la continua fatiga.

Tener una alimentación saludable y balanceada, supone también, tener un pH equilibrado. “El cuerpo necesita un pH alcalino para su óptimo funcionamiento”, indica Botero. “Si esto no es así, las enzimas digestivas y metabólicas, además de los órganos, trabajarán por debajo de su nivel óptimo, lo cual incide en la salud y el nivel energético general”, acota.

Un pH adecuado en la sangre debe ser de 7,4, y para obtener eso es importante que el individuo consuma alimentos alcalinos en un 75 % y ácidos en un 25 %, al día. 

“Mantener un régimen alimenticio muy ácido, hace que las personas manifiesten un bajo nivel energético general, lentitud en los procesos mentales, dolores de cabeza y depresión. Además, fatiga, tensión muscular, dolores de espalda y musculares, así como artritis y osteoporosis”, indica Botero.

Mientras que, “cuanto más ácido sea el sistema de una persona, más irritable puede llegar a ser, ya que se pierden electrolitos de los músculos y del sistema nervioso”, explica.

Por ello es tan importante lograr el adecuado balance entre alimentos alcalinos y ácidos en nuestra ingesta diaria. Ahora bien, ¿cómo lo hacemos? Pues conociendo cuáles son los alimentos ácidos y cuáles los alcalinos.

A continuación te damos algunos ejemplos:

  • Alcalinos: Esta clase de alimentos son los que proceden de la naturaleza y no han sido manipulados industrialmente, como las frutas y  las verduras maduras.  También la miel, las semillas, los frutos secos, las pasas, la soya y sus derivados, entre otros.
  • Ácidos: Los alimentos ácidos son las carnes, los alimentos procesados o cocinados, los azúcares y los carbohidratos. Por ejemplo: leche, huevos, harinas blancas, bebidas carbohidratadas (refrescos), alcohol y café, entre otros.

Finalmente, la especialista aclara que “la acidez de los alimentos no tiene nada que ver con el concepto que usualmente se maneja; por ejemplo, un limón es ácido pero cuando se ingiere el jugo de un limón, el cuerpo lo digiere y lo asimila como un nutriente alcalino”.

Compartir

Sobre el Autor

SoyMaratonista es un sitio de Internet especializado en maratón y carreras de calle que te ayudará a mejorar tu desempeño a través de la información más completa de entrenamientos, nutrición e hidratación, lesiones y mucho más. También puedes contactar a otros corredores y compartir experiencias.

info@soymaratonista.com

Dejar Comentario

6249b1d8a8c4ffe30293c2fc9027b1cca0f0452e0183def83e