Widgets Magazine

Correr en la playa

0

Hay que ver las ganas de correr que les entran a algunas personas cuando se marchan de vacaciones. Hay mucha gente que, sin ninguna costumbre previa, se lanza a la arena a intentar recorrer unos cuantos kilómetros para intentar rebajar la tripita que han fabricado con tanto exceso veraniego. Y se dan esas escenas tan habituales de runners playeros que trotan pesadamente mientras chapotean con los pies descalzos, en bañador y sin camiseta.

Pero no somos quiénes para criticarles. Al contrario, cualquier motivación es buena para que la gente se ponga a correr. Lo bueno sería que estas personas no se limitasen a hacerlo de manera aislada tres o cuatro veces durante sus vacaciones, sino que cuando regresasen de sus vacaciones se conviertieran en corredores habituales.

En cuanto a los que ya corremos asiduamente, cuando nos vamos a la playa nos sentimos atraídos por la posibilidad de trotar en la misma orilla del mar. No debemos olvidar que la arena es una superficie peculiar y que no es igual que los terrenos de tierra dura o de asfalto a los que estamos acostumbrados. He aquí algunos consejos.

J.

 

Compartir

Sobre el Autor

Javier Serrano es un periodista y escritor español que lleva media vida corriendo y hablando de correr. Es autor de tres libros de running (42 reflexiones y 195 metros, El manual del buen corredor y Correr para vivir, este último escrito conjuntamente con el atleta olímpico Víctor García), colabora con revistas especializadas como Runners o el diario deportivo Marca y ha sido comentarista de atletismo para diferentes televisiones.

Dejar Comentario

6249b1d8a8c4ffe30293c2fc9027b1cca0f0452e0183def83e