Buscar

Actualizaciones

El caballero de 42K

Compartir

 

La justicia y el orgullo de atleta, ese que exige que cuando uno gane lo haga de la manera más clara, más limpia posible, empujaron a Adrián Rodríguez a mostrar el domingo la fibra de la cual está hecho como atleta y ser humano.

El villalbeño de 23 años protagonizó un agradable incidente en el 5K Corre, Camina o Vuela de American Airlines, en el que el aiboniteño Luis Rivera, quien le había sacado ventaja suficiente para imponerse, se equivocó en un viraje de la ruta, lo que de repente dejó a Rodríguez de líder y con el triunfo de frente, a metros de distancia.

“La competencia es algo bonito y a la hora de competir uno tiene que ser lo mas justo posible”, dijo Rodríguez. “Entendí que si Bertito (Luis Rivera) me estaba dominando en ese punto de la carrera, faltando unos 200 metros, era injusto que me aprovechara del momento para ganarle”.

Por eso, Rodríguez decidió reducir la velocidad y permitió que Rivera, quien regresó y apuró el paso, cruzara primero la meta, con 10 décimas de segundo de ventaja sobre él (14:55.05 y 14:55.15).

“Entendí que él (Rivera) me había dominado y sé que pude haberme ido en escapada, pero decidí esperarlo porque no me hubiese sentido conforme llegando primero a sabiendas de que él me había dominado”, agrego el candidato a graduación como maestro de Educación Física de la Pontificia Universidad Católica. “Es un asunto de ser justo y de sentirse bien con uno mismo”.

De hecho, Rivera agradeció el gesto al comentar que “me sorprendió mucho que Adrián me dejara ganar. Eso es un acto de caballero y lo tengo que honrar públicamente”.

Aunque explicó que al momento su carrera atlética se ha desarrollado mayormente sobre la pista, Rodríguez no es un desconocido en las pruebas pedestres, y así lo hacen constar, por ejemplo, un récord en El Arrecosta’o de Trujillo Alto y triunfos en otras carreras como la del Banco Popular.

Según relató, llevaba tres semanas desmotivado, sin entrenar, luego de que la Liga Atlética Interuniversitaria lo descalificara de las Justas dos días antes de la competencia.

Esto, a pesar de que entregó desde diciembre la documentación para ser elegible, recibió el visto bueno de la LAI e invirtió cuatro meses preparándose para el compromiso, todo mientras realizaba su práctica como maestro en la escuela Eugenio Leconte de Ponce, a cuyo personal agradeció.

“El ser humano aprende a ser justo a través de las injusticias. No porque te hayan tratado mal uno tiene que tratar mal a otros. Yo no me dejé llevar por lo de la LAI ni por nada más: me dejé llevar por lo que yo creía que era justo. Ya habrá otras carreras”, finalizó.

 

Fuente: El nuevo día

1 Comentario

  1. Edgardna 02/05/2012

    El señor Adrián Rodríguez hizo algo hermoso, pero «¿justo?». Nadie podrá saberlo. En la vida cotidiana, profesional, recreativa, etc., existen los imprevistos, los accidentes y los errores, sin que haya «justicia» en ello. Cuando se corre, debemos hacerlo para superarnos, no para superar a alguien. No critico la actuación de este señor, pero el llegar antes o después de su contendor, no debió haberle importado. Correr por correr.

    Responder

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *