Buscar

Actualizaciones Blogs

El rol clave de la visión en la práctica deportiva

la vista y running

Compartir

Por Unidad de Oftalmología Clínica MEDS

Es sabido que practicar deportes y alimentarse de manera equilibrada trae consigo beneficios para la salud de las personas, incluida la salud de nuestros ojos. La hipertensión o la diabetes, además de problemas cardiológicos, influirán negativamente en nuestra visión.

La relación deporte-oftalmología es muy estrecha, incluso más de lo que la gente imagina. Y es que hacer deporte nos permite desarrollar al máximo el potencial visual y de paso, ayudará a mantener una buena calidad de vida. Al mismo tiempo, una visión saludable nos permite mejor rendimiento y seguridad en la práctica deportiva.

La gran mayoría de los estímulos que se reciben llegan a través del sentido de la visión y en el deporte esto aumenta, toda vez que la práctica deportiva requiere un mayor grado de respuestas que sean rápidas y precisas.

De ahí que resulte muy importante que todos quienes gustan del deporte se evalúen y se realicen exámenes oftalmológicos y optométricos, los que permitirán saber si existen patologías oculares que pueden avanzar sin síntomas previos, o quizá descubrir la aparición de problemas de refracción que pueden llegar a condicionar la relación que existe con el deporte.

Patologías Oculares

Son aquellas enfermedades de los ojos que pueden condicionar la práctica deportiva, ya sea en forma temporal o crónica. Algunas de las más comunes son: el glaucoma, las cataratas, el estrabismo y la ambliopía u “ojo flojo”.

Conocida la importancia de la visión en la vida diaria, y en especial durante la práctica deportiva, resulta de vital importancia la realización de revisiones oftalmológicas en forma periódica para minimizar los riesgos y sacar el máximo rendimiento a la capacidad visual de cada persona mientras practica deportes. También es importante tomar las debidas precauciones para proteger los ojos de acuerdo al deporte que se desea practicar.

Qué capacidades visuales son necesarias para una óptima práctica deportiva

  • Motilidad Ocular: Los ojos se mueven por sí solos, lo que sumado a la amplia movilidad del cuello permite explorar el espacio en todas las direcciones, por ejemplo, cuando se sigue un objeto en movimiento, lo que es habitual en toda actividad deportiva. Si la motilidad no es idónea, el rendimiento se verá comprometido.
  • Acomodación y Convergencia: Cuando se cambia la fijación visual desde objetos que están lejos a objetos que están cerca, o viceversa, el sistema visual procede a enfocar para la distancia elegida lo que se conoce como acomodación. Como tenemos dos ojos, y estos enfocan el mismo objeto, ambos ojos deben girar en sentido contrario para converger y mirar al mismo punto. Estos dos mecanismos operan en conjunto. El estrabismo y la presbicia pueden afectar la convergencia y la acomodación respectivamente.
  • Agudeza visual estática: Esta es una destreza visual que permite ver con nitidez objetos o símbolos estáticos a cualquier distancia. Es una habilidad básica para obtener un buen rendimiento deportivo, especialmente en deportes de mucha precisión como, por ejemplo, tiro al blanco.
  • Agudeza visual dinámica: Es la capacidad para resolver detalles, dirección, velocidad, etc. con objetos en movimiento, por ejemplo, en juegos de pelota. En el supuesto de que la agudeza visual estática sea normal, es habitual que la agudeza visual dinámica disminuya con la edad.
  • Visión Periférica: Capacidad de detectar y responder a estímulos visuales que ocurren fuera del eje central de la visión. Es sensible al movimiento y ayuda a localizar los objetos dinámicos. Enfermedades como el glaucoma, distrofias y degeneraciones en la retina, podrían dañar esta capacidad visual.
  • Sensibilidad al contraste: Aún con la agudeza visual normal las personas tendrán distinto desempeño visual en condiciones de baja iluminación y/o con objetos de colores intermedios. Una buena sensibilidad al contraste ayuda a percibir los objetos y a calcular distancias cuando hay poca luz. Es fundamental para la práctica de deportes al atardecer o en la oscuridad, por ejemplo, ciclismo y trote.

Por otra parte, la práctica de ciertos deportes trae consigo riesgos específicos para los ojos y la visión. Según una serie de estudios, es durante la práctica deportiva que se producen una cuarta parte de los accidentes oculares. Entre los que más destacan son:

  • Contusiones: por ejemplo por pelotazos, los que pueden ser graves.
  • Daño a la superficie ocular: Ocurre por exposición a la radiación solar, el polvo, o por contacto con agentes químicos.
  • Introducción de cuerpos extraños: restos vegetales o piedrecillas. Se da habitualmente en el ciclismo o en deportes al aire libre.
  • Efectos del clima: Las altas temperaturas y el viento pueden provocar sequedad ocular.

¡Te invitamos a visitar nuestro sitio web www.PuroFondo.cl

y nuestra Página en Facebook!

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Apuestas deportivas online Betway