Buscar

Actualizaciones Noticias

Harriette Thompson culmina a los 92 años el maratón de San Diego

Compartir

Harriette Thompson, una sobreviviente de cáncer de 92 años de edad, entró en los libros de los récords del atletismo el pasado domingo 31 de mayo al convertirse en la mujer de más edad en terminar un maratón. Harriette, de Charlotte, Carolina del Norte, cruzó la meta del Rock ‘n’ Roll Maratón San Diego rodeada de gente y lo hizo en un tiempo de 7:24:36.

“Estoy bien, realmente me han cuidado aquí”, dijo Thompson al culminar su 16º Rock ‘n’ Roll Marathon. 

“Siempre es más difícil, pero este año ha sido un mal año para mí”, dijo, y agregó que su esposo murió en enero después de una larga enfermedad y que había luchado contra una infección por estafilococo en una de sus piernas.

“No pude entrenar muy bien porque mi marido estaba muy enfermo y tuve que estar con él durante algún tiempo y luego cuando murió en enero tuve algunos tratamientos en mi pierna”, dijo. “Estoy realmente encantada de que pudiera terminar hoy”.

La mujer de más edad en completar un maratón era Gladys Burrill, que tenía 92 años y 19 días de edad cuando completó el maratón de Honolulu 2010. Thompson tiene 92 años y 65 días de edad, de acuerdo con los organizadores de la carrera, lo que la convierte ahora en la mujer de más edad en realizarlo.

A pesar de sus problemas de preparación, Thompson casi su marca del año pasado que fue de 07:07:42 y con la que estableció un récord para una mujer de 90 años o más, rompiendo entonces el anterior por más de una hora y media.

Un pianista clásica de formación, que tocó tres veces en el Carnegie Hall, Thompson dice que mentalmente recita viejas piezas de piano que había tocado para ayudarse a completar los 42 kilómetros. No comenzó a correr maratones hasta que cumplió los 70 años, momento en el que un miembro de su iglesia se le acercó para ser uno de sus patrocinadores en un maratón el que buscaría recaudar fondos para luchar contra la leucemia y el linfoma.

“En ese momento yo había perdido a varias personas en mi familia por el cáncer y me dije: ‘¡Oh, tal vez debería hacerlo”, recordó Harriette. “Cuando llegué allí el primer año, tenía planeado caminarlo, pero todo el mundo estaba corriendo así que empecé a correr con ellos.”

“No creo que yo estaría viviendo hoy en día si yo no corriera”, dijo. “Estoy ayudándolos a ellos y ellos son una especie de ayuda para mí.”

 

Fuente y Foto: The Guardian

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *