Buscar

Actualizaciones Blogs

La importancia de una buena hidratación (2/2)

Compartir

Por Dr. Rafael Gutiérrez
Especialista en medicina deportiva de Clínica MEDS

Las bebidas deportivas, también llamadas isotónicas, contienen electrolitos como el sodio y el potasio. Cuando realizas actividad física exigente o compites, tu cuerpo pierde electrolitos a través del sudor. Debido a que los electrolitos ayudan a tu cuerpo a retener fluidos y además, pueden prevenir calambres musculares, será necesario reemplazarlos cuando llevas más de una hora de entrenamiento arduo.

Los atletas que no reemplazan adecuadamente los electrolitos durante largos recorridos o competencias pueden correr el riesgo de sobre-hidratarse (hiponatremia). Ésta consiste en una baja concentración de sodio en la sangre, lo que puede llegar a suceder cuando los atletas consumen cantidades excesivas de agua y no reemplazan las sales perdidas a través de la sudoración.

Por lo mismo, resulta fundamental no dejar de lado una correcta hidratación, más aún en épocas de calor donde la sudoración es mayor.

Información

Durante la realización de actividad física aumenta la producción de calor y se ponen en marcha una serie de mecanismos termorreguladores, como la producción de sudor, y se puede llegar a eliminar unas 600 kilocalorías por litro de sudor.

La deshidratación durante la realización de ejercicio físico es frecuente, ya que muchos deportistas sólo ingieren líquidos cuando la sed les avisa de la necesidad de hidratarse.

En competiciones de larga duración, una hidratación exclusiva con agua puede producir un descenso de sodio en la sangre. Consumir bebidas que aporten una cantidad necesaria de Sodio, el electrolito que más se pierde durante la sudoración.

La contracción muscular genera calor y la mejor manera de disiparla es a través de la sudoración. Al transpirar se pierde líquido que compromete el rendimiento.

Por cada kilo perdido, se debe tomar 1,5 litros de líquido. En esta etapa enzimas como el glicógeno sintetasa están ávidas de recibir moléculas de glucosa y proteínas para regenerar el glicógeno gastado.

Basta un 2% de pérdida de peso en un deportista para que se altere su desempeño, mientras que una deshidratación de un 5% disminuye en un 30% su capacidad de trabajo.

Lee la primera parte de este artículo aquí.

¡Te invitamos a visitar nuestro sitio web www.PuroFondo.cl
y nuestra Página en Facebook!

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Apuestas deportivas online Betway