Widgets Magazine

La rodilla de saltador o Tendinopatia Rotuliana

12

Hace unas semanas un corredor acudió a mi consulta con un dolor ubicado en el polo inferior de la rodilla, insidioso y bien localizado, que aumentaba conforme su volumen de carrera se incrementaba y sobre todo al correr en rampas en descenso.

Al explorarlo y continuar el interrogatorio, descubrí que presentaba dolor en el polo inferior de la rótula (patela) asimismo encontré un calzado deportivo de más de 800 km de uso y un desequilibrio muscular del cuádriceps y los hamstrings (músculos de la parte delantera y posterior del muslo respectivamente). Además, me comentó el paciente estar corriendo en los últimos 2 meses en cemento o concreto, principalmente.

El diagnostico: tendinopatia rotuliana o rodilla de saltador.

En sí mismo este diagnóstico, es de todos los días para los médicos ocupados de deportistas, lo verdaderamente complejo es el tratamiento.

La rodilla de saltador o tendinopatia rotuliana se presenta por una alteración en los procesos de recuperación del tendón ante la carga continuada y excesiva sobre dicha estructura.

El problema inicia cuando ante la misma carga de trabajo. 4 corredores en igualdad de circunstancias responden de una manera distinta. Uno por ejemplo puede asimilar la carga y mejorar su desempeño sin dolor; el segundo presenta una respuesta exagerada a la carga y al final se observa un proceso degenerativo del tendón que condiciona el alto total; el tercero presenta la patología pero en un grado bajo y el cuarto en un grado moderado.

Lo anterior se explica por las características intrínsecas (individuales) de cada sujeto para responder a los estímulos externos. Y es que la forma en cómo se produce y regenera el colágeno varia de persona a persona, provocando esto una diversidad de respuestas en los individuos que deben ser conocidas y esperadas.

Así es que si el estímulo continuado de impactar los pies sobre una superficie cualquiera miles de veces se presenta en un reparador rápido, la carga se asimilara adecuadamente, pero si el individuo es un reparador incompleto o lento, la carga se acumulará progresivamente generando una desadaptación del tendón al estímulo aplicado, condicionando una tendinopatia.

Con lo anterior podemos inferir que el tratamiento se dirige a la adecuación de la carga y corrección de factores intrínsecos (mejorar la superficie, mejorar la técnica y la interfase como el calzado) y auxiliar al tejido en los procesos de reparación, en donde incluímos desde medios físicos, medicamentos, hasta ejercicio de predominio excéntrico dinámico e inicialmente de baja intensidad.

El tema, por supuesto, no está agotado, de hecho gran cantidad de investigación se realiza hoy en día sobre el tema, debido a lo relativamente prolongado de los tratamientos y la “urgente” necesidad del atleta a regresar a su actividad.

 

 

Compartir

Sobre el Autor

Soy Ricardo Quezada Médico Cirujano (UNAM) especialista en medicina del deporte (IPN) Especialista en medicina de rehabilitacion (UNAM/INR) coordinador del diplomado ejercicio y salud; titular de las materias Anatomía, Fisiología del ejercicio y fisiología articular en el IPETH (Puebla Mexico). Jefe de servicio del área de Rehabilitación en un Hospital Público en Puebla y Consulto Rehabilitación Deportiva en el recién nacido y nuevo proyecto Sporthabilia. Soy un apasionado del baloncesto, deporte que jugué por casi 20 años asi como del Rock.

6249b1d8a8c4ffe30293c2fc9027b1cca0f0452e0183def83e