Buscar

Actualizaciones Entrenamiento para correr

Tapering: la fase final

Tapering running maratonismo competencia

Compartir

Por Ramón Villa

Quizás la mejor manera de definirlo sería llamarlo afinamiento, más que puesta a punto (ya que, después de todo, la puesta a punto es lo que haces desde el primer día que entrenas). Es la última fase, previa a la competición y probablemente será la menos importante en el apartado de adaptaciones fisiológicas, no es la fase más clave, pero, desde mi punto de vista, puede ser la parte de la preparación que aporte el éxito final o sino se tiene en cuenta la que eche por tierra todo el esfuerzo.

¿Qué es el tapering?

El tapering, consiste en realizar una reducción de la carga de entrenamiento con la idea de optimizar las adaptaciones generadas, intentando disipar la fatiga acumulada durante toda la preparación, es decir, el objetivo es obtener el pico de adaptaciones al mismo tiempo que reduces al máximo la fatiga acumulada y ese diferencial, nos dará el máximo potencial de rendimiento.

Adapta tu rutina progresivamente

El rendimiento en dicha prueba u objetivo, no solo residirá en esas adaptaciones generadas durante los ciclos de entrenamiento programados, sino también en realizar una buena organización de todos los recursos implicados en el objetivo a desarrollar, la alimentación los días previos y el día “d”, la suplementación en el desarrollo de la misma (en caso de ser necesaria), intentar eliminar o solucionar todo lo que esté en nuestra mano que evite subir la tensión (tener clara la salida/llegada y la logística hasta ella, la recogida de dorsal, documentación a presentar…), realizar una lectura táctica de carrera acorde a una posibilidades reales, todo ello serán factores que están implicados en ese rendimiento final.

No es dejar de entrenar

El tapering no es el “no entrenar”, no es más que el acto de reducir la carga manteniendo el nivel. Una reducción de entre el 40% y el 50% del volumen de entrenamiento, parece que es una cantidad acertada, la intensidad intrasesión debe de mantenerse, la frecuencia de entrenamiento no debe reducirse, es decir, reducir el tiempo, no el número de sesiones. La duración de esta fase dependerá del objetivo a cumplir, pero aproximadamente, esta fase es de entorno a 2 semanas. Hay varias maneras de reducir la carga, lineal, en escalón, exponencial (de caída rápida o caída lenta)….todo depende del deportista.

En resumen, este fase del entrenamiento debe tener como objetivo claro conseguir que todo lo construido durante la fase o fases previas al objetivo se optimice el día clave. Además y en mi opinión es una fase muy bonita de preparar para el deportista porque va más allá de entrenar. En definitiva, si queremos que todo se desarrolle de acuerdo a nuestro esfuerzo realizado, debemos tener especial interés en que el tapering se haga bien.

Autor: Ramón Villa Posada ([email protected])

Sobre mí

Soy un apasionado del mundo del deporte y entrenamiento, a día de hoy cuento con más de 13 años de formación académica especializada en el sector deportivo y cerca de una década ejerciendo como entrenador y gestor de entidades deportivas. Mi personalidad hace que sea una persona en constante formación y con una motivación y capacidad de trabajo ilimitada.

Para información sobre entrenamiento con Ramón Villa Posada visita: INdurance

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Etiquetas:

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *