Widgets Magazine

Desconéctate para conectarte

0

En mis salidas más recientes a correr he tenido la oportunidad de reflexionar sobre una serie de aparatos tecnológicos a los que nos hemos hecho algo dependientes.

Cuando empiezas a correr, sientes que tienes que cumplir con una serie de aparatos “necesarios”, en mi caso, consideraba imposible correr sin música, y como la música solía estar en mi teléfono móvil, pues, allí estaba estaban todas las aplicaciones, especialmente la de running que mide la distancia, tiempo, paso de carrera, y hasta te lanza mensajes motivacionales a cada rato. Además por supuesto, todo lo que implica el móvil como tal, llamadas, mensajes de texto, redes sociales y cámara.

Con esta distracción pues si suena el teléfono lo atiendes jadeantemente, si vibra por un mensaje lo lees y no aguantas al responderlo de inmediato, y por supuesto, la “selfitis”, en medio de la corredera tomarte una foto e incluso subirla de inmediato a una red social se hacía imperativo. Obvio que el teléfono debía ir colocadito en un bolsito especial, el arm band, otro gasto mas! En cuanto a los audífonos, probé infinidad de ellos, con cable, sin cable, se me caían de las orejas, hasta que pues conseguí el que me gustaba. Luego el monitor cardiaco, ese pequeño intruso en el medio del pecho que obviamente con tanto roce y sudor pues acaba ocasionándote una quemadura por roce.

Pues, un día que simplemente no conseguía un montón de mis implementos decidí salir así tal cual, tan solo con mis zapatos y mis ganas, y me di cuenta de todo esto.

Ese día sentí y escuche mi respiración más que nunca, percibí el impacto de mi cuerpo en el suelo, estuve alerta al entorno, escuche bocinas de vehículos, pajaritos en los árboles y hasta en una parte del camino las olas del mar. Me di cuenta de lo maravilloso que podía ser salir sin ese aparataje!, ni agua me lleve. Esto es recomendable en días de distancias cortas o si no estás entrenando para una meta específica, esto es para mí correr libremente

Pasa entonces que si empiezas a correr más tiempo y más distancia, entonces la música hace más agradable y llevadero un entrenamiento duro y nos da la posibilidad de que nuestra cabeza esté en otro lado en los momentos de cansancio y/o dolor. Según los beats de la música que escuchemos puede hacer que corramos más rápido. En cuanto a los monitores cardiacos, y GPS, es cierto que es importante monitorizar nuestros pulsaciones, y si estamos en un entrenamiento progresivo para un maratón , pues obviamente es crucial cuantificar , ritmo del paso, velocidad, sin embargo, la invitación es que , fuera de los entrenamientos, corramos más libremente , sin ataduras a aparatos electrónicos, para conectarte contigo mismo , para escuchar a tu cuerpo , la respiración, los pasos, el entorno, y tengas una conversación contigo mismo.

Dale variedad a tus entrenamientos y no generes dependencia con los aparatos electrónicos. Desconéctate para conectarte y disfruta tu carrera, déjate llevar por tus pensamientos sin quitarle atención al lenguaje de tu cuerpo.

Compartir

Sobre el Autor

Medico Reumatólogo y Terapeuta en Psiconeuroinmunología Instructora certificada en Zumba Fitness, Zumba Gold y FreeStyleDancing. Creadora de @MueveteconlaDoc como marca personal, con la misión de optimizar la salud a través del movimiento corporal y la concientización de la Salud Mente Cuerpo, bajo en el lema “Todos Podemos Movernos”

Dejar Comentario

6249b1d8a8c4ffe30293c2fc9027b1cca0f0452e0183def83e