Buscar

Actualizaciones Blogs

Harald Ulriksen: Un apasionado trepando por Chile (2/3)

Compartir

Específicamente en Chile, ¿en qué consiste la ayuda a los niños con cáncer?

Estoy ayudando a la Corporación Amor y Esperanza. Como comenté, la motivación nace cuando perdí a mi esposa por un cáncer de mama, y a mi padre por cáncer al pulmón. Y, en estos últimos cuatro años, he visto a mucha gente en Australia y Nueva Zelanda que dan la pelea todos los días. Para mí correr tiene una similitud, ya que en la lucha contra el cáncer uno tiene bajadas y subidas, y hay que encontrar la fuerza dentro para seguir adelante, de manera íntima; cuando corres tienes esa misma motivación, debes encontrar esa fuerza tú solo.

Por otra parte, en esa lucha también necesitas ayuda de otros, lo mismo que en el trote, por ejemplo, cuando necesitas agua o alimentos, y alguien debe estar ahí para proveértelos. Entonces hay una relación, una analogía: una persona que lucha contra el cáncer, está haciendo una carrera muy larga, y cada día es un nuevo desafío y tiene que salir adelante.

Lo que trato de hacer es remover a la gente. Que no se queden sentados frente a la realidad del cáncer. Yo voy a las empresas a hablarles sobre este tema, a contar mis historias y a tratar de que alguien diga “Sabes, yo tengo… entonces voy a dar”.

harald ulriksen

 

Ya respecto de este trote por Chile, ¿dónde partiste y dónde terminaste?

Partí el 3 de abril en Arica y corrí 65 días sin parar, salvo en la noche para dormir en el vehículo de apoyo. Terminé el 6 de junio, en Puerto Montt. Ahora bien, también hice varios caminos interiores, en Iquique, Pucón y Osorno. Sólo me subí al auto para descansar, por lo que todo el recorrido lo hice trotando.

¿Qué tramo de Chile es el que te costó más trotar, y por qué?

¡Todos! (risas). Bueno, corrí entre 50K y 70K diarios, y eso ya fue difícil. Ahora, creo que el norte fue sicológicamente más complicado, por el desierto. Cruzar Atacama, por casi cuatro semanas y con mi vehículo de apoyo unos 10K adelante mío fue fuerte. Para correr, a veces tres o cuatro días, en una carretera solitaria hay que tener mucha voluntad y una cabeza fría, porque uno al estar solo se pregunta muchas cosas que pueden desanimarlo. También fue físicamente complicado por el calor. Y en el sur, el viento y la lluvia fría fueron molestosos, pero no tan duros.

Pero fue una experiencia muy bonita, conocí mucha gente linda que salió a ayudar, me escucharon en la radio, me vieron en la televisión y quisieron venir a apoyar. Y, a pesar de no tener mucho contacto con los medios de comunicación, pudimos sacar adelante esta travesía.

harald ulriksen

¿Qué anécdotas del viaje puedes contar?

En el norte, algo que fue bonito fue encontrarme en medio del desierto con una tienda de frutas. Me sorprendí mucho; me cortaron una fruta con tanto jugo, tan rica, que me comí como tres de esas para poder seguir. Y, bueno, dentro del desierto, en medio de la nada, encontrarme con ese oasis fue increíble. De hecho al final del día tuve que preguntar si de verdad habíamos pasado por ahí, si fue verdad o había sido una alucinación…

Y en el sur me pasaron muchas cosas con el vehículo de apoyo. Casi nos accidentamos; también saliendo de Curicó tuvimos un problema con el aceite y debí correr muchos kilómetros sin el apoyo del auto, sin agua ni alimento, y fue la parte más dura del viaje. Pero también me di cuenta de que el cuerpo puede, o sea que yo ya estaba acostumbrado, a pesar de que llegué bien mal a la siguiente ciudad, Talca. Lo bueno fue que en Talca me estaba esperando el alcalde y me tenían un churrasco y una botella de agua, entonces lo primero que hice fue comer.

(Continúa pronto…)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Apuestas deportivas online Betway

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *