Buscar

Actualizaciones Maratón Olímpico

Juegos Olímpicos de Melbourne 1956: El maratón es para Francia

Compartir

Por primera vez en la historia se celebraron los Juegos Olímpicos en el hemisferio sur o austral en 1956 en Melbourne. Sin embargo, se tuvo que esperar la llegada del verano, ya que en algunos países aún era invierno, originando que se modificara el calendario de las competiciones. Esto último y los altos costos de desplazamiento, provocó que la participación de los países fuera baja.

Australia había demostrado, desde 1908, su capacidad para organizar un gran evento como lo eran los Juegos Olímpicos y, en 1956, finalmente tuvo la oportunidad de probarlo. Cabe destacar que fue el primer año en que se llevaron a cabo dos “Juegos Olímpicos de Verano” debido a las pruebas hípicas. Es decir, por motivos de cuarentena y las rígidas leyes australianas para la época, los caballos requeridos para esta prueba no podían ingresar al país, por lo que esta competencia tuvo que hacerse anticipadamente en Estocolmo, del 11 al 17 de junio, teniendo en cuenta que los juegos iniciaban en noviembre.

La ceremonia de apertura se realizó el 8 de noviembre de 1956, presidida por el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, con la asistencia de más de 100.000 espectadores que acogieron con una gran ovación a Ronald Clark, joven promesa del atletismo australiano que llevaba la llama olímpica. En los Juegos Olímpicos de Melbourne lograron participar 3.184 atletas masculinos y 376 atletas femeninas en representación de 67 países.

Como todos los juegos olímpicos, este evento estuvo lleno de hazañas y anécdotas. Una de las atletas que logró brillar fue Betty Cuthbert, quien era de origen australiano y que, con tan solo 18 años, logró obtener el oro en las pruebas de los 100 m lisos, 200 m lisos y relevos 4 x 100 m. Es así como pasó a ser conocida en la historia olímpica como la “Chica Dorada”.

La prueba más legendaria de toda la historia olímpica también se encuentra llena de anécdotas. Una de ellas fue el intento del atleta francés Alain Mimoun por tercera y última vez de ganar la gloria olímpica. Con solo 37 años y conocido como “la sombra de Emil Zatopek”, Alain Mimoun intentó recuperar la victoria que se le había negado en los juegos anteriores.

Después de una frustrante participación en los 5000 m lisos en estos juegos, en la cual llegó de undécimo lugar, tuvo suficientes motivos para caer en una profunda desilusión. Sin embargo, el día de la competencia del maratón, sin darse por vencido y con la moral un poco recuperada, rogó a los responsables de la delegación francesa que le permitieran inscribirse en esta prueba.

Algún directivo de esta delegación le preguntó si no se había vuelto loco por considerar que era una locura que, sin ningún tipo de preparación, el atleta intentara correr los 42,195 km. Finalmente, debido a su impecable historial, no pudieron negarle esta última posibilidad y accedieron a su petición.

La prueba se llevó a cabo en el estadio con una temperatura de 38 °C, lo que muchos atletas consideraron un infierno y lo que provocó que abandonaran la prueba por falta de fuerzas. Incluso el gran atleta Emil Zatopek se vio afectado, por lo cual terminó llegando de sexto lugar. Sin embargo, Alain Mimoun logró llegar de primero.

Aunque estaba un poco decepcionado, Alain estuvo escondido durante la carrera, a la expectativa de lo que pudiera pasar. De acuerdo a sus declaraciones, no bebió ni una sola gota de agua durante el recorrido con el fin de desorientar a sus contrincantes, quienes en el km 35 se quedaron estupefactos al ver como Alain se alejaba rápidamente de ellos y rompía la cinta de llegada.

Alain cumplió su sueño con un tiempo de 2:25:00. El segundo lugar lo ocupó el atleta yugoslavo Franco Mihalic con una marca de 2:26:32 y le siguió el finlandés Veikko Karvonen con 2:27:47. El gran atleta Emil Zatopek llegó de sexto con un tiempo de 2:29:34. Cabe destacar que esta fue su última participación atlética, dejando un legado de grandes récords.

La inmensa alegría de Alain aumentó cuando, al terminar la prueba, le comunicaron el nacimiento de su hija a quien nombraron Olimpia, como recuerdo referente a los Juegos Olímpicos. Aunque muchos considerarían el número 13 de mala suerte, para Alain no fue así. Ese día obtuvo la primera medalla de oro y también nació su hija.

Si deseas conocer más anécdotas y curiosidades de estos juegos olímpicos (Melbourne 1956), te invitamos a visitar el blog de Tomás Barris, insigne estrella del atletismo español.

Tomás Barris
Fue el primer atleta español en disponer de un manager deportivo. Su mejor marca la consiguió hacer en su prueba favorita, los 1500 metros lisos, en la ciudad de Turku. Su tiempo fue de 3:41:7, convirtiéndose en la 13ª mejor marca de todos los tiempos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 1 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Apuestas deportivas online Betway

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *