Widgets Magazine

Seis aliados de la tensión

0
Por Beatriz García Cardona

Cada vez es más elevado el número de personas que padece de hipertensión arterial, una patología con gran impacto en la salud que amerita atención, y que puede disminuir si se incorporan a la dieta diaria determinados alimentos, considerados por los especialistas obligatorios, cuando se tiene este tipo de problema. Aunque está más que demostrado que la orientación médica no tiene sustituto aquí le ofrecemos aquí alguno de los imprescindibles:

Aceite de oliva, agente de prevención
El jugo de la oliva virgen, de primera presión en frío, para cuya elaboración no se utilizan disolventes químicos, es el más saludable. Rico en grasas monoinsaturadas y en compuestos antioxidantes, este tradicional elixir de la llamada dieta mediterránea, aumenta las lipoproteínas de alta densidad y disminuye las de baja densidad, así como los triglicéridos, factores asociados a un mayor riesgo cardiovascular. La acidez de un aceite virgen de calidad debe ser inferior a 1,5 .

Ajo, amigo del corazón
El efecto hipotensor del ajo se relaciona con su acción hipolipemiante, fluidificante de la sangre y dilatadora de los vasos sanguíneos. Esto se debe sobre todo a su contenido en aliína. Además, es antiagregante plaquetario y fibrinolítico, por lo que se indica si se han sufrido trombosis o accidentes vasculares (Alimentación antioxidante, Marabout, 2006). La dosis para disminuir la presión arterial es de dos dientes de ajo crudo al día, aproximadamente.

Apio España, potente purificador
Este vegetal es rico en sodio (unos 87 mg/100g), lo que permite fabricar la sal del apio. A pesar de ello, resulta hipotensor debido al efecto vasodilatador y diurético de su aceite esencial y de una sustancia llamada 3-n-butil ftalido, responsable también de su aroma. Su riqueza en minerales de reacción alcalina (potasio, calcio, magnesio, fósforo y hierro) le otorga un potente efecto depurativo y reequilibrador del pH de la sangre. Para obtener beneficios, se recomienda consumir asiduamente alrededor de dos o tres tallos de este vegetal, en arroz, ensaladas, sopas, etc.

Combina muy bien con la cebolla. Ambos alimentos (crudos en ensalada, el jugo fresco o en caldo) incrementan la diuresis y ayudan a eliminar residuos ácidos del organismo.

Linaza, cápsula de vida
La ausencia de fibras es común en las personas que padecen hipertensión. Las semillas de lino aportan mucílagos y pectinas, un tipo de fibra que forma un gel hidrosoluble que regula la flora y el tránsito intestinal, además de eliminar metales pesados del organismo. Son además, una de las pocas fuentes vegetales de ácidos grasos omega-3, que ayudan a rebajar el nivel de colesterol.

Deben dejarse en remojo unas horas antes de tomarlas para favorecer la formación del gel hidrosoluble. Otra opción es molerlas e incorporarlas, inmediatamente, a la masa de las arepas, pan, a las sopas, etc.

Pera, depurativa y refrescante
Esta fruta, rica en potasio, se caracteriza por ser diurética, remineralizante y refrescante. Su efecto hipotensor se atribuye a su acción estimulante de la diuresis. En opinión de los especialistas, su abundante consumo es muy recomendable cuando se tiene retención de líquidos, tanto por causa cardíaca como renal. También reduce la putrefacción y flatulencia intestinal, y contribuye a alcalinizar la sangre, lo que la convierte en una gran aliada de las dietas depurativas.

Auyama, protección antioxidante
Este vegetal es rico en potasio, que al favorecer la eliminación de líquidos ayuda a controlar la hipertensión, los trastornos renales y la insuficiencia cardíaca. También aporta magnesio y vitaminas del grupo B, que nutren el sistema nervioso, a menudo implicado en los trastornos cardiovasculares. También, sus carotenoides y vitamina E, de gran poder antioxidante, protegen las paredes arteriales. Las semillas completan la protección con su contenido en zinc y grasas saludables, principalmente ácido oleico y linoleico (Freites, Carmen y otros. Guía del buen comer, 1987).

Por supuesto, además de incluir estos alimentos en la alimentación diaria, usted puede tomar muchas medidas para ayudar a controlar su presión arterial, por ejemplo: restringir la cantidad de alcohol que consume, permanecer en un peso corporal saludable, evitar el cigarrillo, realizar ejercicio regularmente e intentar reducir al mínimo las situaciones que le causan estrés y por supuesto tener control médico.

 

Compartir

Sobre el Autor

En Estampas compartimos temas de interés para la mujer de Hoy. Tips de salud, belleza, moda, recetas de cocina y mucho más. http://www.estampas.com/

6249b1d8a8c4ffe30293c2fc9027b1cca0f0452e0183def83e