Buscar

Actualizaciones Nutrición e hidratación en corredores

Siete comidas que debe evitar (1/2)

Compartir

Carmen Isabel Maracara/Estampas

‘Una gaseosa de lata tiene entre cuatro a seis cucharadas de azúcar, eso equivale a 40 a 60 gramos, solo en esa cantidad. Los jugos envasados no son la excepción, tienen casi tanto como los refrescos. Tal nivel de azúcar a veces no se percibe en su totalidad, pues el frío afecta la percepción del sabor dulce y solemos consumir esas bebidas muy frías, pero haga la prueba: tome un refresco en temperatura ambiente y sin gas y le resultará escandalosamente dulce. Todo ese edulcorante, en el líquido frío o natural, lo está consumiendo sin miramientos”.

Así lo afirma Isabel Pita, licenciada en nutrición y dietética de la Universidad Central de Venezuela ([email protected]), quien asesora a pacientes para lograr su peso correcto, desde la perspectiva de incluir alimentos sanos, más que prohibir los considerados indeseables. “El énfasis debe estar en privilegiar en la dieta frutas, vegetales, pescados, carnes magras; comerse alguna de estas cosas, eventualmente, no trae problemas, pero hay personas que todos los días consumen refrescos y se puede promover una diabetes. Yo insisto: tomen agua, que es lo más natural y sano, además de no aportar calorías”.

Una lista ajustada

1. Refrescos
Aunque usted no sufra de diabetes o no tenga antecedentes familiares de esta dolencia, debe evitarlos, pues además de sumar calorías a su dieta -azúcar que luego se transforma en grasas-, “estas bebidas pueden afectar la salud de sus huesos y el esmalte dental por el ácido fosfórico que contienen”, precisa la nutricionista venezolana. En este sentido, las bebidas carbonatadas en exceso pueden contribuir a la osteoporosis, al alterar la relación calcio-fósforo en los huesos. La cafeína que poseen las colas negras no es aconsejable para personas nerviosas o que sufran de insomnio, así como para niños en general y en especial quienes sufran de déficit de atención. Quienes padezcan de trastornos cardiovasculares también deben evitarlas, ya que un estudio realizado en 2012 por el Instituto Milenio Westmead de Sidney, Australia, sobre un universo de 2.000 niños, encontró que los que consumían más de un vaso diario de bebidas gaseosas y carbonatadas tenían una mayor tendencia a desarrollar enfermedades cardiovasculares. Según explicó entonces la coordinadora de la investigación, Bamini Gopinath, se produce en estas condiciones una reducción de los vasos sanguíneos en los ojos, lo que es un síntoma temprano de estos problemas

2. Snacks
Usualmente no son más que una combinación de hidratos de carbono, colorantes, sodio y grasas, sin prácticamente ningún aporte de vitaminas. “Son totalmente desaconsejados. No los consuma, simplemente. En todo caso, eventualmente, en el mercado venezolano, se podría optar por los tostones, porque al menos provienen directamente de la fruta, pero como algo ocasional”, precisa Isabel Pita. Como muchos son sometidos a procesos de fritura, hay que tener en cuenta que las altas temperaturas oxidan y degradan los aceites, lo que ocasiona que se produzcan cambios indeseables en los alimentos. Diversos estudios también han llegado a la conclusión que un compuesto denominado acrilamida, que se produce por la fritura de hidratos de carbono, puede relacionarse con la aparición de ciertos tipos de cáncer, problemas de peso en bebés durante el embarazo, entre otras indeseadas consecuencias; de hecho, un comité de expertos de la FAO, en el año 2005, pidió la reducción de la acrilamida en las comidas (www.fao.org) y denunció “que el consumo de alimentos que contengan este contaminante en las cantidades que se presentan actualmente, puede constituir un peligro para la salud pública”. Un problema no menos importante, sobre todo cuando se quiere perder peso, es que los snacks y alimentos relacionados como papas fritas son altamente calóricos. Las personas hipertensas deben alejarse de ellos ya que contienen mucho sodio.

3. Perros calientes y hamburguesas
Las salchichas son altas en sodio y conservantes como los nitritos, los cuales han sido relacionados con la aparición de ciertos tipos de cáncer, a lo que se suma la presencia elevada de grasas saturadas. Si a eso se le agrega la mayonesa, salsa kétchup, mostaza y una decena de salsas disponibles, se alzan más las grasas, sodio, saborizantes, colorantes. A ambos platos se les puede adicionar queso y en el caso de las hamburguesas, huevo frito y también tocineta. Por si fuera poco, precisa Isabel Pita, “la grasa acumulada en las planchas de los carritos ambulantes y algunos locales de comida rápida se adhiere a la comida preparada sobre ella, lo que eleva no solo su saturación, sino también la presencia de compuestos tóxicos producidos por la oxidación de los aceites, amén de problemas sanitarios”.

(Continúa)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

Apuestas deportivas online Betway
Artículo Previo

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *